En el año 1856 el entonces Soberano Gran Comendador Miguel Valencia 33° – y a través del Supremo Consejo de Brasil – tramitó y consiguió su reconocimiento por parte de Francia tal como consta en sus Actas del año 1857.

La historia del Supremo Consejo es muy rica en datos que reflejan los momentos en nuestra Patria que se vivieron luego de la Batalla de Caseros.

El Doctor Miguel Valencia, quien se había exiliado en Brasil por ser Unitario, consiguió el reconocimiento del Supremo Consejo de ese país y, a través de éste, el reconocimiento y regularidad de Francia.

Por otro lado, el Doctor Roque Pérez – de ideas Federales, ex embajador de Rosas y médico que dio su vida durante la Fiebre Amarilla – tramitaba el mismo reconocimiento con Inglaterra.

Desavenencias entre ambos resultaron en una disputa que terminó con el alejamiento del Doctor Valencia y la posterior toma del poder por parte del Doctor Roque Pérez.

Los años y los hombres hicieron que en un momento de la historia se olvidara el primer reconocimiento valedero por parte de Francia y se abandonara estos antecedentes masónicos, buscando y consiguiendo el reconocimiento de Estados Unidos.

El Supremo Consejo Nacional 33º  de la República  Argentina reafirma, con los auspicios del Supremo Consejo de Francia, el hito histórico que significó la primera vez que fue reconocida por una de las tres grandes potencias masónicas del mundo y hace votos para la Unión Fraternal de todos los Hermanos, bajo el lema de ese gran Masón que fue José Hernández… “Los Hermanos sean Unidos…”